Sexo dominical

Domingo, 12 de octubre de 2003

Es el día de la Hispanidad y no sé muy bien qué celebrar. ¿Nada, por ejemplo? Es domingo y eso significa que me compro el quiosco entero. Me llevo la peli "Boggie nights" que da (vende) un periódico. Me estoy haciendo una colección de películas que ya he visto. O sea que no sé muy bien por qué las compro, pero yo las tengo por si a caso. Consumismo compulsivo dominical "CCD". Recuerdo la sensación amarga, realista y alucinógena que me dejó "Boggie nights". Nunca he vuelto a ver una peli porno del mismo modo. De hecho, creo que no he vuelto a ver ninguna. Ni las de Conrad Son, tal y como le confesé la otra noche. Espero que haya captado la indirecta y me mande la colección entera.

La mejor noticia de los últimos días, es la designación como finalista de Lorena Berdún para los EMMY de este año. ¡Para los EMMY! Son los Oscars de la televisión y, a pesar que siempre los he criticado, ahora me trago mis opiniones y reconozco que me siento orgulloso. Orgulloso de tener como compañera una mujer lista, renovadora, crítica y exigente como Lorena y su "Me lo dices o me lo cuentas". Felicito también a nuestro compañero Javi Pons, el primer en creer en el proyecto y a TeleMadrid que confió en él. No felicito a todas les cadenas que, con excusas baratas, nos dieron la espalda. ¿Y si lo ganamos? Ya estoy nervioso ahora. Bien, yo siempre estoy nerviosa por algo... así que lo de los EMMY es una excusa cojonuda.

Descubro un pequeño destornillador en los potes de los lápices del mi despacho. ¿Qué hace aquí este destornillador? Creo que hay objetos que se desplazan de una manera autónoma por la casa y se quedan donde quieren. En reposo.

16

Viernes, 10 de octubre de 2003

16

Sudor y exilio

Viernes, 10 de octubre de 2003

Me he equivocado de ropa. He salido por la mañana de casa con una americana de pana y, como era de prever, era la única persona de Barcelona vestida erróneamente. Yo no he visto a ninguna otra. El problema de comer fuera es que tienes que acarrear con tu error todo el día. Y así ha sido. Sudado, pero orgulloso. Como si estuviésemos en pleno invierno.

Entro a comprar pintura en una tienda de la calle Aribau. La propietaria me explica que no se pierde ningún programa de televisión. Eso siempre me hace feliz. Ver las caras de los espectadores es una sensación que no deja de sorprenderte. La mujer me dice que le gustaría hablar catalán, pero que su vida no se lo ha permitido. Su padre tuvo que exiliarse después de la guerra civil, después salieron por patas del Chile de Pinochet. Se fueron a Estados Unidos y, finalmente, han vuelto a "casa". Le digo que no se preocupe por la lengua, que cuando ríes, no se nota el acento. Pruébenlo.

15

Jueves, 9 de octubre de 2003

15

14

Miércoles, 8 de octubre de 2003

14