El príncipe y la periodista

Domingo, 2 de noviembre de 2003

El príncipe dice que se casa con una periodista. Bueno, no lo dice él. Lo ha comunicado la Casa Real, o sea, realmente, su casa. Por este lado no hay duda. Aso lo han hablado.

Primer detalle: Urdazi tenía la noticia al lado y no se había dado cuenta. Segundo: alguien ha dicho en las últimas y precipitadas horas: "Es la noticia más importante del año". No hay duda que las primicias en domingo sientan mal. ¿Alguien, con conocimiento, puede decir que este año de la guerra y el "chapapote", pasará a la historia por el anuncio de boda? La boda del príncipe rejuvenecerá los monárquicos y llenará las revistas del corazón (que ya estaban rastreando las últimas capas de porquería).

Por último, recordar que el martes hay programa.

¡No hay dolor!

Viernes, 31 de octubre de 2003

Hay un cierto paralelismo entre unas elecciones e "ir al dentista". En las dos situaciones, da mucha pereza, un poco de miedo y acabas con la boca abierta. Por no hablar del dolor. Los médicos arrancan muelas, los políticos arrancan votos. Y sin anestesia. "Ahora, ya no hacemos daño", me informa Óscar, mi dentista/amigo. Tiene razón.

No puedo decir lo mismo de los políticos. Hace tiempo que no hablo con ninguno de ellos. De momento ya hace días o semanas o meses que nos están dejando la cabeza como un bombo. Las elecciones empezaron al día siguiente de la última victoria de Pujol. La campaña más larga de la historia, por mucho que insistan en colgar el primer cartel. A mi, sobretodo, me hacen mucha gracia. Hombres y mujeres encorbatados, sudados, sonriendo arriba y abajo, diciendo muchas (¿demasiadas?) cosas y prometiéndolo todo.

Premios y trabajo

Miércoles, 29 de octubre de 2003

"Me lo dices o me lo cuentas", Premio ONDAS. Felicidades a todo el equipo. ¡Qué día! Por la mañana presentábamos "Comando a Distància" en el teatro Apolo de Barcelona. Hacía unas horas que había dejado a mis compañeros en la tele y me los vuelvo a encontrar en el paralelo. No sabía si seguía durmiendo o qué pasaba. Me he tenido que tomar tres cafés. "Comando" pinta muy bien. David, Mònica, Edu y Jordi pasan un gran momento. También pasarán las Navidades encerrados en un teatro.

Buen momento = trabajo por un tubo.

Todos me comentan que se lo pasaron muy bien con el programa de ayer. Yo tengo una percepción diferente. No sé. Era una noche muy complicada y yo estaba demasiado preocupado en que todo encajara y tuviera un sentido. Es evidente que no lo conseguí. Así es el humor. ¿Como? No lo sé.

Pop y esvástica

Lunes, 27 de octubre de 2003

Robbie Williams en Barcelona. El concierto no me gusta demasiado. Está bien, pero... ¿me habré vuelto un "finolis" musical? Este tío es una estrella, vale. Tiene clase, morro y fuerza escénica pero yo diría que todavía le queda bastante camino para recorrer. El repertorio es irregular (como irregular es la línea que separa el pop del rock) y el empaque no acaba de estar a la altura. ¿Por qué no se calma un poco? Por cierto, que ya cansa lo de "Hola Barça", "os quiero" y la señera colgada del micrófono. "El recurso fácil" que diría el follonero. ¿La parte buena? Pues que como buena estrella, disfruta de sus excesos y parece humano.

Veo "Sala Rosa" (un poco, sí) y confirmo que el presentador tiene los dientes menos separadas. A mi me caen y a él se le juntan. Caprichos de la naturaleza. Hoy lunes hemos repasado el guión para el programa de mañana. Hacia las doce y media, sufro un susto de cojones. Yo andaba tan tranquilo por los pasillos y me encuentro a Fermí vestido de nazi. Si, ya sé que es broma y que Fermí llora cada vez que chafa una hormiga, pero el uniforme te deja congelado. Así no hay manera de dejar de fumar.

Humor en frío

Viernes, 24 de octubre de 2003

Madrid, 9º. Frío. Me compro una camiseta porque me estoy congelando. Hay una cola de doscientas mil personas y una dependienta. Estoy aquí porqué la Padilla presenta en el teatro Fígaro su "Ustedes...". Los camerinos parecen preparados para que Almodóvar entre a rodar de un momento a otro. Los abro todos para ver si encuentro el director, pero no está. Paz se muestra divertida como siempre. Es más actriz que antes. No para de "crecer". Vienen unos cuantos periodistas y preguntan lo de siempre o peor. Cenamos (yo diría que desayunamos) en el nuevo mega-local de moda: "Calle 54". Fernando Trueba se ha inventado un referente de la noche madrileña con jazz latino y flamenco en directo, buena comida y mejor diseño. Mariscal por todas partes. Llegamos muy tarde. Cuando traen los platos, ya no recuerdo lo que habíamos pedido. Creo que era una hamburguesa.

Al día siguiente voy a "Lo + Plus". Toca entrevista. El equipo del programa se deshace en amabilidad y respeto hacia nuestro trabajo. Lo ven todos los martes vía satélite. Una vez más, me vuelvo a sentir orgulloso de lo que hacemos. Un buen masaje de autoestima siempre va bien. Aparece Corbacho por sorpresa. Mucho me temo que, a partir de ahora, me pondrán una venda donde vaya. En el aeropuerto de Barajas detectan unes tijeritas que llevo en la maleta. "Las tiene que dejar o facturar". Facturo unas tijeritas.
Nota: Coronas, de "Lo + Plus", es un crack. Me pregunto por qué no trabaja en EL TERRAT.