Calentando motores

Miércoles, 22 de agosto de 2007

Ya están construyendo e instalando el nuevo plató. Nuestra nueva casa. Cambiamos para seguir siendo los mismos. Quizás un poco más veteranos, pero con la ilusión de siempre o más. Hace unos días pensaba en los gloriosos años de la radio. La imaginación nos salía por las orejas e intentábamos que quedara reflejada en dos horas de programa diario. Aquel era nuestro mundo y nos emocionaba saber que había un montón de gente que viajaba con nosotros. Me he sentido muy orgulloso cuando he recordado aquella época y ahora, las vibraciones son parecidas. No tenemos nada que perder y mucho que disfrutar. Poco a poco van llegando los miembros del equipo. Los primeros compases de la banda se pueden escuchar en el vídeo "Preparativos":


Aquí, en la isla, ya cae algún aguacero que es la manera mas elegante que tiene la naturaleza de decirnos que ya va siendo hora que empecemos a marcharnos. El calendario es inexorable. Empieza una lenta pero constante cuenta atrás. Me parece escuchar la banda...

Nou Buenafuente

Ya estamos en casa

Viernes, 27 de julio de 2007

Ya estamos en la cadena que nos ha querido y resulta que esa cadena es la que nos gusta a nosotros. Perfecto. Estamos en laSexta. La sensación es de que estamos en casa. Una cadena que vimos nacer y de la que participamos en el emocionante reto de su nacimiento.
La cadena conserva ese aroma de juventud, de reto, de diversión, de pulso a lo establecido y previsible. Y, por encima de todo, está cargada de futuro. ¿Cómo no vamos a estar a gusto en ella? Que somos accionistas... Sí y a mucha honra. Decía José Miguel Contreras, que ni en el mejor de los sueños podía imaginar nuestro fichaje. Gracias. Lo mismo digo. Ni en el mejor de los sueños, un humilde humorista de Reus, sin estudios, podía imaginar que formaría parte de una cadena de televisión por dentro y por fuera. En su corazón y en su escaparate. Dando la cara. Este humorista se siente querido, respetado y acompañado. Un buen amigo e ilustre presentador me dijo: "Hagas lo que hagas, sé coherente contigo mismo". Pues creo que eso es lo que he hecho Matías.

He llegado a la isla después de una multitudinaria rueda de prensa en La Casa de América. Ha sido un encuentro intenso y con mucha "verdad". A estas alturas de la película, solo digo la verdad. Sin moralinas, ni nada de eso. Lo que digo es lo que pienso. El mejor resumen de lo sucedido lo ha dado, en mi opinión vertele.com

Otros medios se empeñan en repasar la audiencia desde el principio de los tiempos (cuando todavía no existían ni laSexta, ni Cuatro). ¡Qué pesados y qué poco me conocen!
¿De verdad creen que un programa de 303 ediciones, con más de 130 profesionales, depende de la audiencia? No en nuestro caso. Estamos hablando de emoción, de vocación, de una manera de entender la vida. Por eso no nos hemos doblegado a la pretensión de reconvertir el formato en un semanal. No. "Buenafuente" está más en forma que nunca, cogiendo carrerilla, preparándose para sorprender de nuevo, esperando ese momento mágico en el que la banda toca las primeras notas de la sintonía y el mundo, %u2014solo durante una hora%u2014 parece algo mejor. Por eso hago televisión. Por eso hemos ido a laSexta. Lo mejor está por llegar.
Les espero.
Buenafuente en laSexta

31 grados

Martes, 24 de julio de 2007

Dejo mi aislamiento por unas horas y paso por Barcelona, camino de Madrid. Se acerca la noticia que todos estamos esperando: la continuidad de nuestro programa en otra cadena. Ya quedan pocas horas... Mientras tanto, la ciudad se achicharra y se apaga. Pero se apaga de verdad, porque se ha ido la luz y se ha quedado a oscuras. Un pedazo de avería de esas que les gusta a los periodistas. La radio vuelve a jugar un papel importante y va informando de lo que sucede. Mejor eso, que quedarse una hora colgado al teléfono de Fecsa Endesa que , como es habitual, indica que "espera que todo se solucione en breve". Lo mismo que dijo Kofi Annan, cuando dejo la ONU. Los apagones, dejan siempre en bragas a la modernidad. De repente recordamos nuestra vulnerabilidad y empezamos a buscar velas por todos los cajones. Y ya sabemos que en los cajones, suele haber de todo menos velas.

Yo, por si acaso, me he quedado en casa toda la mañana aplatanado. Compruebo que los de el jueves ya tienen operativa la web que había sido silenciada. La portada es cojonuda: Leticia de flor y Felipe de abeja apunto de fertilizarla. Punto y final para la polémica y las ventas de la revista que, a buen seguro, se van a disparar. Dicen que hasta se subasta la portada "maldita" en el e-bay. Si quieres dar importancia a algo, prohíbelo.

Me cruzo con un tío por el paseo de Gracia que me pregunta con complicidad: ¿Qué tal el ocho? ¡El ocho! Como soy muy educado, le digo que bien, muy bien. La verdad es que me gusta el número, pero desconocía que eso era de dominio común. La ciudad es más mestiza que nunca. Barcelona ya es , en toda regla, un destino turístico de primer orden. A mi eso me gusta. Siento algo parecido al orgullo. Orgullo de ciudad. Cuando veo que un turista consulta un mapa, pienso que se siente atraído por algo que yo quiero y, eso, no deja de ser bueno. ¿Se puede querer a una ciudad? Pues sí. La ciudad como escenario silencioso. Como el decorado de nuestras vidas.

Me he comprado Rayuela de Cortázar para saborearla en las tardes sofocantes. Me he leído "Plataforma" y la verdad es que me ha decepcionado un poco. Compro papel. Hay muchas cartas por escribir y todavía más dibujos por nacer.

¿Y ahora qué?

Lunes, 2 de julio de 2007

Pues ahora a descansar un poco. Sólo un poco, no vaya a ser que el cuerpo se acostumbre y nos olvidemos que lo nuestro es trasnochar. Eso es lo que he hecho durante los últimos dos años y eso es lo que pienso seguir haciendo. Porque seguimos pensando que nuestro proyecto de programa nocturno de entretenimiento sigue vivo y coleando. Puedo entender que a Antena3 ya no le conviene un programa así , pero los que me conocen saben que soy bastante obstinado y que, por lo tanto, el barco sigue en alta mar esperando un nuevo puerto donde amarrar y volver a montar la fiesta. Ahora, mi "cadena" es EL TERRAT. Y mi gente. Toda la que quiera seguir a mi lado y yo pueda conservar para afrontar nuevos retos. Nuestra intuición y experiencia y -sobretodo-, cerca de un millón de espectadores, son más que motivos para seguir adelante, buscar nuevos horizontes. Es nuestro oficio y no vamos a traicionarlo a estas alturas de la película.
Levitando Mientras mi cuerpo se adapta a los nuevos horarios (cosa nada fácil por cierto), recojo toneladas de cariño. Los correos y mensajes me vuelven a recodar que soy un afortunado. Una seguidora me decía la semana pasada al salir del plató : "no importa a que cadena vayáis. Yo vendré aquí". Eso es fidelidad y nosotros lo reconvertimos en responsabilidad y trabajo. Un abrazo inmenso para todos mis compañeros de "Bf". Repito lo que les dije a todos: son el mejor equipo de televisión con el que he trabajado nunca. Me han enseñado cada día a ser mejor. Y en eso estamos.

En estos momentos no hay ni un solo amago de rencor o enfado con nada, ni con nadie. En absoluto. El pasado se diluye dejando los buenos recuerdos y el futuro es un aliciente enorme y atractivo en el que ya estamos trabajando hace semanas. Pronto podremos dar más detalles. Un avance: hay cuerda para rato.

Los ojos de Miliki

Viernes, 15 de junio de 2007

Son los ojos que nos han visto crecer. Los ojos de la vida y la felicidad y los que no engañan. Miliki estaba emocionado el pasado sábado en Sevilla, cuando el teatro Lope de Vega se puso en pie para brindarle un merecidísimo homenaje. Era la décima gala de la Academia de televisión y pensé que Miliki debe ser el hombre más querido de España sin ningún lugar a dudas. El consenso es absoluto. Allí estaba. Con su família , sus niños "creciditos" que le cantamos "Susanita tiene un ratón" y su hijo al piano sin poder contener la emoción. Una noche bonita.

Miliki
Me da la impresión que la Academia ha iniciado un proceso de refundación, de la mano del nuevo presidente Manuel Campo Vidal. Un hombre que transmite credibilidad y que pidió respeto para nuestro oficio. Faltaban directivos de televisión, pero no los echamos de menos. Estábamos los que "fabricamos" la televisión en los platós. Los técnicos y los que damos la cara. Los que la amamos, a pesar de todo. Los que tenemos la responsabilidad de recuperar su dignidad y su orgullo. Efectivamente, tenemos mucho trabajo.