Precaución: futuro conductor

Martes, 25 de septiembre de 2012

Podríamos decir que el niño de la foto está un poco contento con su cochecito (un croquis de coche) delante la pasión retratista de su familia. Quizás sería más exacto decir que está entre contento y un poco alucinado por despertar esta expectación. Se conoce que a los niños les fascina cualquier vehículo con ruedas. Cuando son muy pequeños, se quedan boquiabiertos con las motos, los camiones, todo lo que corra y haga ruido. ¿Por qué debe ser? Cuando sean mayores pedirán el suyo o se lo comprarán. Más tarde, querrán cambiarlo y tener uno muy bueno y muy caro. Más adelante entenderán que entre radares, multas, peajes, seguros y gasolina, la cosa no tiene mucha gracia. Dejemos que disfrute en esta primera fase de su vida.

"Fotodiario" en El Periódico

Precaución: futuro conductor

Ausencia

Martes, 18 de septiembre de 2012

Debajo de la peluquería ya no vive nadie. Vamos, es que no puedes ni siquiera llamar. Y, si vive alguien, sin duda se trata de una persona muy retraída, introvertida, tímida, se diría que incluso invisible. ¡El piso del hombre invisible! No, no creo. Más bien han extirpado al primer (o último) vecino de la comunidad. Quizás se negó a ser presidente cuando le tocaba por turno. Ya sabemos que eso está muy mal visto. Bueno, no sabemos el motivo de la ausencia. Solo son elucubraciones domingueras ante una foto fruto de mirar las cosas muy de cerca. La vida está llena de pequeños detalles que nos pasan desapercibidos. Habría que mirar con la posición macro más a menudo.

"Fotodiario" en El Periódico

Ausencia

Le decían teatro

Martes, 3 de abril de 2012

Ya me habían avisado: "cuando vayas de gira con el teatro, verás cosas que ni te imaginas". Pues sí, efectivamente. Estuvimos en Madrid, en el teatro Capitol de la Gran Vía. Bonito por fuera, inacabado por dentro. Nos dijeron que todo estaría a punto y no fue verdad. Estaba en obras. Ya pueden imaginar la incomodidad que suponía para todo el equipo. Y el peligro. ¡Si lo sé me llevo el casco! Aquí ven el esforzado compañero de sonido. Así es como pasó toda una semana. Y el público, con el abrigo puesto porque hacía un frío de mil demonios. Si yo fuera el propietario de este teatro me hubiese disculpado. Él no. Él hizo todo lo contrario.

"Fotodiario" en El Periódico

Teatro Capitol