La radio, la vida, la fidelidad

Miércoles, 29 de junio de 2011

Este niño que luego aparece con barba se llama Jordi Doménech. Ayer estuve con él en la radio de Sant Just Desvern donde trabaja. Me contó que hace quince años vino al EL TERRAT de radio, el programa "donde todo empezó" en la Cadena SER. Es un fiel seguidor que conserva grabaciones, recortes, fotos y su propia experiencia, no me digas que no es emocionante...

De repente me di cuenta de como la radio se mete en la vida de la gente para siempre. Esta vez, me entrevistó él y luego repetimos la misma foto. Intenté poner la misma cara. Gracias a Jordi y a todos los seguidores después de tantos años. Ahora que estamos a punto de cerrar un ciclo, es bueno mirar de donde venimos, recordar que hubo un pasado y lo más importante: habrá un futuro todavía mejor.

La radio, la vida, la fidelidad

El odio

Martes, 12 de abril de 2011

Sabía que iba a pasar lo que pasó. Invitamos a la ministra Sinde, aceptó, no se pactó nada de nada y, después, una buena cantidad de personas me han puesto a parir. No entiendo tanto odio.

Quizás la ley Sinde tenga sus fallos. Seguro. Pero, ¿de dónde sale tanta agresividad? Los que me critican, no deben ver el programa muy a menudo. Yo no soy como querían que me comportara y no voy a permitir que se me juzgue después de más de veinte años de ejercicio de la profesión en libertad.

Estamos en plena transformación social e industrial. La cultura tiene el enorme reto de adaptarse a la realidad digital, respetando a todas las partes: creadores y consumidores. A base de gritos y descalificaciones no haremos nada. Con la gratuidad no iremos a ninguna parte. Bueno sí: nos vamos más al fondo de la ruina.

Estoy convencido de que han faltado toneladas de pedagogía por todas las partes, para trabajar codo a codo en la construcción de este futuro. Cuando se legisla, hay que saber explicarlo. Cuando uno incendia las redes, debe haber leído la ley, sus pormenores. ¿Lo han hecho todos? Diría que no. Necesitamos contenidos que protejan a los creadores, webs de pago baratas, mejores conexiones y a mejor precio, expulsar a la piratería, modernizarnos y estar al nivel mundial. Odiándonos no conseguiremos nada. No he firmado ningún documento ni a favor, ni en contra de la dichosa ley.

Solo quiero un país civilizado, bien comunicado y con sentido del humor. Cuando me insultan me hago pequeño.

El ímpetu

Domingo, 10 de abril de 2011

Aquí dejo la entrevista con Pau, el chaval que nos encandiló esta semana. Una lección de ímpetu, optimismo y ganas. Tengas la edad que tengas.

El ejemplo Gabilondo

Martes, 18 de enero de 2011

Yo no quiero entrar en la decisión que llevó al cierre de CNN+. Es la decisión de una empresa con graves problemas económicos, en el marco de una penosa situación del sector en cuanto a valores y en mitad de un proceso de compra por un gran grupo. Ahí es nada.

Yo quiero hablar de Iñaki. El locutor que yo miraba de escondidas cuando venía a Radio Barcelona y nosotros hacíamos El Terrat. El comunicador con rigor, sensato, crítico, cercano cuando hace falta, distante y periodista cuando es necesario. El hombre que escucharías toda la noche y que (¡por fin!) pudo acudir a nuestro plató.

Era uno de esos momentos que saboreé y disfruté, sintiéndome orgulloso y contento a la vez. La televisión que me gusta es así: genera momentos como estos, te hace sentir listo y respetado como espectador, necesario y agradecido como presentador.

Anoche volvió a pasar lo que sucedía en la radio hace veinte años: "hoy viene Iñaki", decía la gente. Eso es lo que generan los personajes únicos. Y no hay tantos. Os lo digo yo que llevo media vida en esto.

Eva Mendes

Miércoles, 10 de noviembre de 2010

Siempre me preguntan si es mejor para mi, entrevistar o ser entrevistado. La verdad es que me siento más cómodo al otro lado de la mesa, pero claro, si cambio los papeles con Eva Mendes, llega un momento que ya no se en qué lado estoy. Solo puedo mirarla y escucharla. Recuerdo que le dije, "oye, que tú mañana tendrás que madrugar, ¿no?". Todavía no sé por qué lo dije. Voy a seguir dándome cabezazos contra el canto de la mesa. (Gracias Pau Costa por la foto)

Eva Mendes