Tito Vilanova y Abidal

Jueves, 10 de enero de 2013

Hay hombres que son lecciones de vida en sí mismos. Por lo general suelen ser gente modesta que rehúye esa condición. Si pudieran, serían invisibles. Solo trabajarían en lo que les gusta e intentarían ser felices, alejados de los focos de atención. Como todos, como la mayoría. Pero eso no puede ser, porque el destino les ha reservado un papel ejemplarizante e inspirador. La vida les ha puesto retos que parecen trampas. Me emocionan ese tipo de personas y hay muchas más de las que creemos. Lo que sucede es que solo trascienden los casos más populares o mediáticos. Bueno, no pasa nada. Eso no resta un ápice de importancia.

En el FC Barcelona hay dos casos dignos de estudio: Tito Vilanova y Eric Abidal. Dos hombres perseguidos por enfermedades a las que plantan cara con humanidad, trabajo, esperanza y mucha normalidad. Es tan fuerte lo que están viviendo, como importante lo que están transmitiendo. Posiblemente sean las dos personas más queridas en Catalunya en estos momentos. Y no es la pena la que mueve todo ese cariño. Es la admiración. En un mundo tan exagerado, caótico, exacerbado e interesado como el del fútbol, Vilanova y Abidal nos ponen frente a la verdad más absoluta. Su lucha es la lucha de todos. Una lucha compartida, sincera y reconfortante, ya seas del Barça o del Racing de Santander. Quizá el mundo no esté tan mal como nos creemos.

El Berenjenal” en Interviú.

La selección

Lunes, 2 de julio de 2012

Si te gusta el fútbol, te tiene que gustar la selección. Es un gozada verles jugar. Si eres del Barça, tienes que estar orgulloso de como juega la selección, porque es un reflejo, una proyección, otro reconocimiento más. Yo creo que el debate identitario español, catalán o vasco, debería respetar y no manosear la selección. En todos los aspectos y desde todos los ángulos. Sin imperialismos, sin sombras de ningún tipo. La controversia nacionalista no la arreglará la selección. Eso se trabaja en el parlamento, en otros ámbitos, con amplitud de miras y espíritu conciliador. Respetando todas y cada una de las sensibilidades que conforman el estado español. Un trabajo para el que no todos están preparados. Es otro asunto y muy importante.

Pero el fútbol… El fútbol mejor dejarlo al margen. Y disfrutarlo. La cabalgada de Alba, el cerebro sensato de Xavi, la genialidad normalizada de Iniesta, Cesc, Busquets, Piqué, tantos… Es fútbol y del bueno. Histórico, legendario. Ellos son futbolistas, no embajadores. No les pidamos más con lo que nos han dado. Soy del Barça y me gustó verles coronarse una vez más. Fútbol, fútbol, fútbol… Gracias.

La Roja

Guardiola ha mejorado el fútbol

Lunes, 7 de mayo de 2012

El F.C. Barcelona está viviendo un “duelo en vida” con la marcha de su entrenador Pep Guardiola. Algo muy extraño, muy bonito, muy digno y un poco inquietante. Se marcha, voluntariamente, el técnico más brillante de la historia del club. Todo el mundo dice entenderlo, pero todo el mundo experimenta un dolor en la despedida, un lamento sostenido por lo que se pierde, después de ganar tanto, de disfrutar tantísimo.

En ese juego de equilibrios emocionales está la grandeza del Barça. Yo soy un culé moderado, pero me quito el sombrero ante la hoja de servicios de Guardiola. Me gusta lo que ha hecho, pero me gusta todavía más cómo la ha hecho. Ha aportado dignidad, profesionalidad, equilibrio, clase y muchos más valores que iremos recordando en los próximos tiempos. Guardiola ha mejorado el fútbol, esa pista de aterrizaje tan propicia para todo tipo de aves del más variado pelaje. Guardiola deja una huella del tamaño del Camp Nou. Un manera de hacer que ojalá sea un estilo a seguir. Lo más sensato sería dejar a este hombre tranquilo porque así lo ha querido. Deberíamos guardar su merecido trono y tratarlo como una persona normal, un enamorado del fútbol, un tío pasional que se ha ido a cargar pilas y que volverá. La gente como Guardiola no se puede quedar en su casa. Volverá, seguro.

Esta noche quiero que gane el Barça

Sábado, 21 de abril de 2012

Porque me gusta como juega al fútbol. Me gusta más que el Real Madrid. No tengo nada contra el equipo merengue, lo único que no me gusta de ellos es su entrenador. Quiero que gane el Barça para que le dé más emoción a la liga, a esa competición que parece que solo jueguen ellos dos. Quiero que marque Messi y no pasa nada si marca Ronaldo… Que vuelva a marcar Messi después. Quiero que no haya juego sucio, que Pepe “vea la luz”, que Xavi e Iniesta se pongan el frac, que Mourinho dé la rueda de prensa y que, en sus palabras, se interprete que perder puede ser tan digno como ganar.

Porque esto es un juego y debe haber gloria para todos. La gloria, el éxito, el recuerdo es ara los que saben estar. Y, esta noche estaré delante de una televisión viendo el partido. Mañana estaré dentro de una televisión haciendo tonterías. Pero eso es otra historia.

Una playa...

Ya me quedo yo de guardia

Viernes, 6 de abril de 2012

Es imposible irse de vacaciones si tienes un programa que hacer a la vista. Muy a la vista. ¿Cuándo? Muy pronto. Como el 15 de Abril, por ejemplo. Vamos que no me iría tranquilo y, pensándolo bien, ya me he ido bastante. No quiero viajar más (durante un tiempo) porque prefiero acudir a nuestro queridísimo plató en el polígono industrial en Barcelona. Ha empezado la cuenta atrás. Hace unos días visité a los compañeros de “Número 1”.
¡Qué envidia sana! Están a pocos metros de nosotros con lo que la calle desértica que nos acoge, acabará siendo la calle del espectáculo. Yo me quedo. A ver si sale el sol que lo dudo, o a ver si Mourinho sigue diciendo más tonterías. ¿Por qué contamina con sus chorradas la recta final de la Champions? Sigue en sus trece, denunciando (con esa poca habilidad que tiene), una ayuda arbitral al Barça, un plan conspiratorio organizado… ¡Venga hombre! Suena a preparación por si el Real Madrid pierde y esa no es la actitud. El Madrid tiene un equipazo y si llega a la final con el Barça, eso será para verlo.

Yo me quedo aquí, mirando de reojo las noticias económicas que cada día empeoran. ¿Parece imposible, no? ¡Pues se puede! Y, si no, para eso está Sarkozy que alerta a los franceses que si no le votan, les pasará como a Grecia y a España. ¡Hala, al mismo saco! Las precampañas tienen eso: dices lo que sea para no perder la poltrona. Y los mercados, esos entes oscuros que viven en un satélite dando vueltas a la tierra, venga a afilar su guadaña… Yo me quedo de guardia vigilando. Con una escopeta de mentira y un corcho en la punta. Apostado en mi terraza, escuchando la radio, dibujando a ratos, acabando un cuadro que tengo a medias con un amigo, alucinando con la vida, sacando fotos de gotas de lluvia, leyendo lo último de Ruíz Zafón que tendré el honor de presentar, …

Iros, iros que ya veréis cuando volváis…

De guardia

Ver más