Nadie sabe nada

Domingo, 29 de junio de 2014

Pues ahí sigo con la frase que se convirtió en una sección, la sección que se convirtió en un programa de radio (otra vez en antena, todos los domingos de verano, en la Ser), el programa que dio paso a una función de teatro. Una cosa lleva a la otra. Me encanta también este concepto. En realidad, podría definir la vida misma. La vida: otro alarde de improvisación, aunque luego preguntas y nadie sabe nada.

"Fotodiario" en El Periódico

'Nadie Sabe Nada'

Volver a la radio

Viernes, 6 de junio de 2014

Hemos vuelto a la radio y eso siempre es bueno. Estos días, vuelvo a los estudios de Radio Barcelona, en la calle Caspe de la ciudad, para realizar NADIE SABE NADA con Berto Romero.

Una hora de improvisación semanal que disfrutamos como niños. Aprovecho para agradecer a la SER que haya contado con nosotros un verano más. Me vienen un montón de recuerdos a la cabeza. Me acuerdo de cuando llegamos con EL TERRAT a finales de 1992. De esas miles de horas de humor, de los compañeros, de nuestros oyentes que nos "daban alas" para volar por el mundo de la comedia. He encontrado una foto de 1997, firmada por Roser Vilallonga. Los buenos recuerdos no se olvidan jamás.

La radio

Una noche con Sardà

Jueves, 27 de febrero de 2014

Invité a Javier Sardà "por el gusto de hablar". Así se lo dije en directo. No hace falta haber publicado un libro, ni estrenar un nuevo programa, ni nada. Cuando esto sucede, sientes algo así como una sana libertad para hablar de lo que te de la gana. Recordar, valorar, ironizar, jugar... lo que sea. Eso es lo que hicimos. Y me vinieron a la memoria aquellos años en la Cadena SER, cuando Javier presentaba "La ventana" y los de El Terrat colaborábamos con una sección de humor. Años de aprendizaje que, en realidad, nunca termina. Lo pasé muy bien con Sardà y me alegré de haberle invitado. ¿Qué más se puede pedir?

Javier Sardà

Volvimos un rato

Viernes, 18 de octubre de 2013

Siempre es un placer volver a la radio. Aunque solo sea un rato e improvisando como locos, con Berto Romero de colega. Ocho programas, ocho horas, para un verano tórrido. Pasé parte de mi vida en la SER (de 1992 a 2004), y allí construí mi estilo (si es que tengo alguno) y me formé como profesional. Luego, la locura de la televisión.

Me pareció muy indicada esta ala de avión que hizo las veces de mesa. Hoy en día, cuando parece que la estabilidad se ha esfumado, todo es provisional, momentáneo y urgente, se diría que siempre estás "en el aire"... Así es como vivimos nuestro "Nadie sabe nada" para la radio: llegó una propuesta, la cogimos, lo hicimos y lo disfrutamos. ¿Qué pasará en el futuro? Me remito al título del propio programa. No somos los únicos que improvisamos. Este país ha caído en las garras de la improvisación. Y eso ya no hace gracia.

"Fotodiario" en El Periódico

Volvimos un rato

La ceremonia

Domingo, 28 de julio de 2013

Esta tarde, a las 19h. y en la Ser, otra vez la ceremonia de la improvisación, la confusión surrealista, el hablar por no callar. No importa que no lo sepas, si lo que dices puede ser divertido.

La ceremonia