El ministro

Jueves, 15 de octubre de 2020

Viene el ministro de Sanidad, dice que va a cerrar el plató y que presenta él. Lo hace. Luego vuelve a salir y canta por Héroes del Silencio. Eso solo puede pasar en ‘Late Motiv’. Eso solo puede hacerlo Raúl Pérez. Diría que está en su mejor momento pero luego se ríen de mi. (Aunque, por suerte, hace 30 años que eso sucede)

Andreu Buenafuente y Salvador Illa

La felicidad

Viernes, 18 de septiembre de 2020

Nadie sabe qué es exactamente la felicidad. Algunos, incluso, especulan con la posibilidad de que no exista. Sea como sea, esta semana he rozado algo parecido a la felicidad.

Después de que el Ministro de Cultura me llamara para informarme de que había ganado el Premio Nacional de Televisión, me siento como si me hubiera atropellado un camión de buenos sentimientos, cariño y reconocimiento. Así es como lo he vivido: desbordado y muy agradecido. Lo he contado como he podido, poniendo especial énfasis en el trabajo de equipo, en el viaje compartido de tantos años. Es un premio, de verdad, para todos los que trabajamos mano a mano, risa a risa.

Uno de mis vicios son los diarios escritos y dibujados. No sé cuantos tendré en marcha. Esta foto corresponde a una libreta donde cada día (si me acuerdo) dibujo una cara. Algo rápido, cuatro trazos. La cara de estos días es la que se ve.

GRACIAS OTRA VEZ.

El gigante surrealista

Viernes, 31 de enero de 2020

Raúl Cimas se va haciendo más grande a medida que pasan los días y los programas. Aumenta su surrealismo, su mundo interior en el que vive toda una familia inventada (o no), la ciudad de Albacete y el resto del mundo, Cuerda, el buen cine, los clubs de comedia, la noche, la tarde, el campo y un curioso y genuino sentido común de cómico irrepetible.

Por eso aumenta su tamaño. El real y el figurado (que es mejor). Por eso todo el mundo dice que está en su mejor momento. Por eso, cuando él viene, yo siento que no trabajo y me convierto en su espectador más privilegiado. ¿Hasta dónde llegará?

Raúl Cimas

Los buenos hacen
fácil lo difícil

Miércoles, 30 de octubre de 2019

Lo recuerdo como un programa difícil o complicado, a priori. Una tarde/noche que era un reto. Tenía por delante dos entrevistas para hablar de una peli dura sobre la guerra civil y sus consecuencias («La trinchera infinita») y una serie documental sobre el final de ETA. ¡Casi nada! Antonio de la Torre y Jon Sistiaga, cada uno con lo suyo me iban a abrir las puertas de sus mundos, sus trabajos.

¿Y qué paso? Pues que me lo pusieron muy fácil. Que conseguimos contarlo todo con madurez, sin frivolidades pero, además, en el marco de un programa de entretenimiento.

El equipo de guión y Raúl Cimas me ayudaron a conseguirlo. Y yo me sentí, al acabar, como si hubiera aprobado una asignatura complicada. Un late cuenta la vida y la vida a veces es dura, cruda y áspera. Me volví a sentir orgulloso de un programa maduro que puede transitar por todos los territorios, también el serio y humano. El que nos habla de cuando somos violentos e injustos.

La peli es un peliculón, por cierto, con Belén y el propio Antonio en estado de gracia. La serie de Jon es honesta, esclarecedora y muy bien trabajada.

Los buenos profesionales lo hacen todo más fácil.

Antonio de la Torre y Jon Sistiaga
Ver más