Un paso

Lunes, 26 de abril de 2021

Hazte el favor de ser amable.
Regala «Gracias» y «¿Cómo estás?»
Agradece que sigues en pie.
Hazlo. No solo lo pienses, hazlo.
Sonríe.
No te tomes tan en serio.
Huye de la prisa como un gato escaldado.
Abraza algo de calma.
Acaricia, ama, dibuja, escribe lo que sea, escucha buena música y calla más.
El silencio invita a la calma.
La calma a la tranquilidad.
De la tranquilidad a la felicidad hay un paso.
Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la bondad.

Autoestima

Miércoles, 10 de febrero de 2021

Siempre hay que cuidar la autoestima. Aunque el mundo parezca torcerse, uno debe luchar por ser el mejor en lo suyo. No es fácil. El primer paso es hacer un cartel y colocarlo en tu lugar de trabajo.

Limpiabotas

La lección

Miércoles, 18 de noviembre de 2020

Siempre decimos que hay que saber reírse de uno mismo como si eso fuera fácil. No lo es ni mucho menos. El pudor, la autoestima, esa tendencia de estar a la defensiva o vete tú a saber qué otros resortes, actúan como frenos y lo hacen muy difícil a veces contra nuestra voluntad.

Aunque finjamos que sí, que somos tolerantes y autoparódicos, a menudo no lo somos. Por eso, cuando Ferran Adrià aceptó entrar en el juego de sorprenderme, de venir a Madrid en plena pandemia para entrar al trapo, me demostró (otra vez) su grandeza. Sabía que yo le parodiaba y no le importó. «Mira lo cabreado que estoy», decía sonriendo. Y yo, como cómico un poco cobarde que soy, me quedé en paz.

Los cómicos nos desatamos trabajando pero nos cortamos ante los parodiados. Es así. De lo contrario estaríamos locos, rayando la psicopatía.

Adrià puso todas las piezas en su sitio. Restableció el orden, justificó la comedia, me dió paz y alas. Por eso es uno de los más grandes que he conocido. «¿Shalha o shopa?»

Ferran Adrià y Andreu Buenafuente
Ver más