La felicidad

Viernes, 18 de septiembre de 2020

Nadie sabe qué es exactamente la felicidad. Algunos, incluso, especulan con la posibilidad de que no exista. Sea como sea, esta semana he rozado algo parecido a la felicidad.

Después de que el Ministro de Cultura me llamara para informarme de que había ganado el Premio Nacional de Televisión, me siento como si me hubiera atropellado un camión de buenos sentimientos, cariño y reconocimiento. Así es como lo he vivido: desbordado y muy agradecido. Lo he contado como he podido, poniendo especial énfasis en el trabajo de equipo, en el viaje compartido de tantos años. Es un premio, de verdad, para todos los que trabajamos mano a mano, risa a risa.

Uno de mis vicios son los diarios escritos y dibujados. No sé cuantos tendré en marcha. Esta foto corresponde a una libreta donde cada día (si me acuerdo) dibujo una cara. Algo rápido, cuatro trazos. La cara de estos días es la que se ve.

GRACIAS OTRA VEZ.

Trumplandia

Jueves, 17 de noviembre de 2016

El otro día me invitaron al Congrés de Periodistes de Catalunya, cosa que agradecí y atendí todo lo bien que pude, para charlar de periodismo con Mònica Terribas. Fue un buen congreso. Necesario, muy necesario. Los periodistas, como tantos colectivos, quieren conocerse más, quieren sobretodo actualizarse, porque el mundo actual se transforma a una velocidad de vértigo y en unas direcciones que nos dejan perplejos, indefensos y hasta bloqueados. (Por no decir acojonados)

El periodismo, como el oficio que cuenta lo que pasa, está en pleno ojo del huracán. Siempre sometido a las más variadas presiones: económicas, políticas y de todo tipo. Siempre fue así y siempre lo será. Les recordé que yo soy un cómico, que me pagan por contar «nuestra versión de las cosas», siempre impregnada de esa subjetividad, de esa libertad que da el humor. Una semanas atrás, la gran Rosa María Calaf, me dijo en «Late Motiv» que los «cómicos serios» podemos llegar a sitios donde otros no llegan. Me gustó lo de «cómicos serios». Creo que entiendo lo que quiere decir. «Cómicos serios» quiere decir cómicos responsables, cómicos enchufados a la realidad sin rehuir ni un solo ángulo de ella. A pesar de ser unos buscadores de risas, aproveché el Congrés para comentar a los compañeros que ahora preparamos mejor que nunca los temas, las entrevistas, el guión del programa. (No es casualidad que esté nominado el equipo de guión a los premios de la Academia de la Televisión)

Yo diría que vamos a por la risa pero desde la comprensión, la documentación cada vez más exhaustiva de lo que sucede. Eso nos convierte en parientes cercanos de los periodistas. «Todos estamos en la comunicación», matizaba Terribas. Eso es verdad y eso nos llena de responsabilidad a pesar de nuestra apariencia desinhiibida y gamberra. Una mezcla de todo, es lo que somos. Con los ojos muy abiertos y el gatillo (de los chistes) siempre a punto.

Ahora estamos desbordados con lo de Donald Trump. «Un gran paso para los cómicos, una gran mierda para la humanidad». Hubo risas en el Congrés. No es para menos. El huracán que ha originado el millonario jugando a presidente es de incalculables producciones y amenazantes predicciones. Confieso que leo, veo y escucho TODO lo que cae en mis manos sobre Trump. Se ha convertido en una obsesión. No salgo de mi asombro. Hemos sacado todo nuestro arsenal: imitaciones con el gran Raúl Pérez, alusiones continuas, entrevistas ficticias con periodistas americanos que nos recuerdan lo que pasa en España (por cierto ¿de verdad que hubo alguien que creyó que era una periodista real?) y lo que haga falta. Pero no haríamos bien nuestro trabajo si nos quedáramos solo en la epidermis de lo anecdótico y esperpéntico de Trump. Hay mucho más. Hay un mundo que ya no cree en la izquierda o lo que queda de ella, un hartazgo denostado de las clases medias, una geopolítica mundial que da miedo verla, una incapacidad general (y malintencionada) de no dejar que los buenos valores de la sociedad (que los hay), se conviertan en políticas justas del siglo XXI…

Todo eso y mucho más, es lo que está pasando y nosotros debemos conocerlo e incorporarlo a nuestros guiones, a nuestro discurso, a nuestro oficio. Y en eso estamos. No es fácil pero es el mejor trabajo del mundo (en estos momentos).

Trumplandia

El agradecimiento

Lunes, 18 de mayo de 2015

Nada comparable a la suave caricia del agradecimiento. El sincero. Tenemos nuevas oficinas de El Terrat en el Born de Barcelona. Un lugar fantástico, luminoso, que respira y nos hace respirar. Hay un pequeño comercio al lado llamado «El traster», en la plaza Sant Agustí Vell. Al pasar por delante me llama el propietario: «Mira, te hemos hecho esta camiseta. Por todos las buenos ratos». Él no lo sabe pero me acaba de dar un premio. No es un acto oficial, ni sale en prensa, ni lo pondré en el curriculum pero es un premio. El del agradecimiento. Un gesto que justifica tantos esfuerzos y te recuerda quién eres. Trabajamos para la gente y cuando esta te lo agradece se cierra el círculo y se te ensancha el corazón.

El Traster
El Traster

Gracias Sagardi

Jueves, 12 de diciembre de 2013

Aunque la txapela no me quede del todo bien, estoy encantado con el premio Txapeldun del año. Porque comimos de maravilla, porque me lo entregó mi gran amigo Mikel y porque Sagardi me viene demostrando que es un marca con oficio, respeto por lo que hace y generosa. Por todo eso y por mucho más, gracias de corazón.

Txapeldun del año

Vitoria ama la televisión

Lunes, 16 de septiembre de 2013

Este es un articulo escrito desde la emoción. Osea: totalmente subjetivo e influenciado. Ahora que lo pienso, como todos los artículos vamos, porque se supone que para eso nos pagan, para escribir lo que opinamos, lo que nos dictan las tripas con el mínimo de filtros posibles.

Quiero hablar de Vitoria, de su FESTVAL de Televisión, donde hace unos días tuve el tremendo orgullo de recibir un premio, de sentirme querido y respetado y de, comprobar, que aman la televisión. Claro, esto te marca y voy a estar agradecido de por vida. Todo el mundo quiere que le quieran, esto es así. Se trata, además, del principio activo que mueve a todos los artistas: «Querer ser querido, querer gustar». En efecto, trabajamos con la parte más blanca de ese monstruo llamado ego al que hay que saber dominar. Sin ego, sin ganas de gustar, de recibir cariño y de devolverlo actuando, vale más que te quedes en casa. Por eso te emociona vivir unas horas en las aguas calientes y acogedoras del FESTVAL que, después de cinco años, se ha convertido en la gran cita, el gran escaparate de la televisión en España. Se dan premios, se dan charlas, se debate, se reconoce, se «celebra» la televisión. Y eso está muy bien porque mi oficio (como tantos) vive siempre bordeando el descrédito y la banalización. Buena parte de culpa la tiene la maldita crisis. Menos dinero de publicidad igual a menos inversión, igual a menos riesgos, igual a televisión de batalla, de gran consumo. Cuando la pobreza entra por la puerta, la calidad salta por la ventana.

La televisión se mete en millones de hogares, coloniza su ocio y eso es algo muy serio. Vitoria lo sabe, ha dado primero y ha dado fuerte. Mi felicitación para todos ellos, mi modesto consejo de que no solo celebren si no que cuestionen, empujen, aviven el fuego de la creación y la calidad. Estoy convencido de que lo van a hacer. Cuando recibí el premio dije de todo corazón que cambiaba todas las buenas palabras por tener programa el lunes. Porque creo que las cosas se arreglan y se mejoran trabajando en ellas. Y en eso estoy, aunque no es fácil. Era mi manera de decir que amo este oficio, que me cabrea cuando hace cosas que no me gusta, que me estremece cuando me sorprende positivamente , que me subleva cuando lo veo en manos de desaprensivos y que creo fervientemente en su brillante futuro. Depende de nosotros. Como siempre.


FestVal 2013

Fotografías de FestVal

Ver más